Menu Principal

Actualidad

Síguenos en Facebook
Síguenos en Twitter
Síguenos en Youtube
Síguenos en Instagram
Síguenos en Skype

EL CONCRETO: MÁS ALLÁ DE LA RESISTENCIA

La industria de la construcción se mueve a actualmente a un ritmo acelerado, esto puede traer consecuencias positivas o negativas, de acuerdo a las decisiones que se tomen en las fases de planeación de los proyectos. Un buen futuro para los procesos constructivos en obra, las etapas finales de un proyecto y la posterior vida útil del mismo, puede ser previsto desde el momento de definir las especificaciones de los materiales, pues son estos la materia prima y el ADN de cualquier obra civil.


Especificar un concreto no puede quedarse solamente en establecer su resistencia y el tamaño del agregado (algunos se limitan a solicitar un concreto únicamente por su resistencia); este es uno de los primeros problemas a los que se puede enfrentar cualquier proyecto y es no saber definir las características técnicas más apropiadas para la obtención de su producto final.


Es claro que la resistencia es un parámetro fundamental en la definición de la especificación de un concreto y es tan claro que es lo primero que encontramos en un plano, lo cual cobra mucho sentido, pues es una de las exigencias más importantes que el ingeniero estructural debe proporcionar a los constructores; sin embargo, dependiendo del proceso constructivo, se ven reflejadas ciertas características que el material deberá tener para su correcta colocación y posterior manejo, además de tener en cuenta los ambientes a los que estarán expuestos los materiales, los distintos sistemas de colocación y las condiciones de durabilidad, de esta forma se cuidará con mayores garantías la resistencia inicialmente especificada. Es allí, entonces, cuando el constructor debe asesorarse y conocer bien el tipo de concreto más acertado.

 

Ejemplo de especificaciones técnicas del concreto incompletas en un plano estructural.


Desde los concretos convencionales a los concretos de más altas especificaciones se pueden lograr distintos tipos de diseño que se ajustan a la aplicación para cual será utilizando un concreto, es decir, no puedo tener el mismo material para un uso en vivienda de sistema industrializado que para la fabricación de bordillos prefabricados, pues mientras un bordillo puede realizarse con un concretonormal de asentamiento 4”+/-1” o menor, el concreto para un sistema industrializado deberá contar con un mayor asentamientologrando una fácil acomodación en la formaleta y haciendo más ágil el proceso constructivo, no solo por la rapidez de acomodación de la mezcla sino también por el desarrollo de resistencias a más temprana edad utilizando concretos de resistencia acelerada.

 

Fuente: http://www.mundoprefabricados.com/productos-prefabricados/bordillos/bordillo-a-80/

 

Fuente: Blog Argos


Otro caso que se puede presentar, y no necesariamente asociado a la resistencia ni al asentamiento, es cuando optamos por cierto tamaño de agregado en el concreto; esto puede ser tan importante como la elección de un correcto asentamiento, pues muchas veces es la causa de los problemas de hormigueo que se presentan en las obras y una de las lesiones más comunes de encontrar. Cuando tenemos estructuras con altas densidades de acero de refuerzo es importante saber que el tamaño del agregado debe ser tal que pueda distribuirse homogéneamente sobre la formaleta y entre las barras de refuerzo pues, en caso contrario, habrá espacios en donde el concreto no pueda pasar y estos vacíos no serán más que discontinuidades en la masa, haciendo que la estructura pueda ser vulnerable no solo por pérdida de resistencia a la compresión sino también a posibles ataques químicos y físicos que deterioran al concreto y afectan su durabilidad.

 

Fuente: https://www.flickr.com/photos/99379827@N06/9367084910


El Reglamento Colombiano de Construcción Sismo Resistente (NSR-10) en el Título C de Concreto Estructural, puntualmente en el subcapítulo C.3.3.2, limita el uso del TMN del agregado grueso según los espesores del encofrado, la altura de losa y el espaciamiento libre entre barras de acero, de la siguiente forma:


El tamaño máximo nominal del agregado grueso no debe ser superior a:
• 1/5 de la menor separación entre los lados del encofrado.

 

• 1/3 de la altura de la losa.

 

• 3/4 del espaciamiento mínimo libre entre las barras o alambres individuales de refuerzo, paquetes de barras, tendones individuales, paquetes de tendones o ductos.

 

Es decir que si tenemos espaciamientos libres entre barras de 3 cm, el agregado de 1” deja de ser una opción no solo constructivamente sino también normativamente; para estos casos se contemplan existencias de otros tamaños de agregados como el de 3/8″, 1/2″, dependiendo de las existencias de agregados de cada zona.


Es así como debemos estar atentos a estas condiciones de norma que, aunque parezcan de mucho detalle, se pueden convertir en un factor clave para alcanzar la resistencia y durabilidad deseadas; además de indagar sobre las condiciones finales de nuestro concreto, es importante considerar características óptimas de nuestro material, desde sus propiedades en estado fresco, propiedades mecánicas en estado endurecido y otros componentes adicionales a los que se deba recurrir para una selección acertada del concreto.
 


Fuente: http://blog.360gradosenconcreto.com/el-concreto-mas-alla-de-la-resistencia/

Grupo Altezza - Grupo Empresarial
Nuestros Clientes